martes, 29 de noviembre de 2016

El rey de la cebolla está en Campohermoso

El rey de la cebolla está en Campohermoso
La empresa de la familia Giménez produce seis millones de piezas que venden en Europa
29/11/2016  Manuel León


Los Giménez llevan toda la vida en el campo de Níjar. .

Seis millones de piezas de cebolla amamantadas con esmero en el campo de Nijar salen cada año rumbo a Centroeuropa. Alemanes, ingleses, daneses y belgas se llevan para sus frías despensas, para sus proteicos caldos y guisos, esta variedad semidulce producida por la empresa Naturcharc, que crece blanca y morada muy cerca del lindero por donde pasó el escritor Goytisolo hace ahora 55 años.

Por esas fechas, ya andaba por allí el abuelo de los actuales productores, Manuel Giménez, seleccionando la simiente y recolectando los bulbos.

Después siguió su padre, el segundo Manuel Giménez, que adquirió hace cuatro décadas las tierras para las actuales cosechas: 71 hectáreas de regadío donde la familia campesina no solo recolecta esta planta que consumían hervida los gladiadores romanos, sino que también siembran apio, brócoli, calabaza y pimiento dulce en ecológico.

Lo complementan con plantaciones de pepino, tomate pera, calabacín, berenjena y ahora papaya, bajo invernadero, cuya producción, en un 90%, se vende en el exterior. 40 hectáreas se producen bajo plástico y 31 en cultivos de frutas y hortalizas al aire libre.

Los nietos
La tercera generación de Giménez, vinculados a la tierra donde nacieron son los hermanos Manuel, José y Javier, aún treintañeros, que han sabido combinar la tradición agrícola de sus antepasados con las nuevas técnicas de venta mediante líneas bio y comercialización directa a mayoristas y supermercados.

El tercer Manuel Giménez, como los Aurelianos Buendía de Macondo, es el gerente de la compañía quien expresa que “con altibajos, vamos saliendo adelante porque hay demanda suficiente”. Naturcharc es el primer productor de cebollas de la provincia y de los primeros de Andalucía.

José, el hermano mediano, es el responsable del área Logística y Manipulación y el promotor de la idea de recuperar las cebolletas que cultivaba como aparcero hace cuarenta años el abuelo.

El menor, Javier, es el responsable del área de Producción y quien se ha volcado en la plantación de papayas bio.
Desde hace siete años viniendo apostando por el cultivo ecológico en venta directa, tratando de encontrar nuevos mercados en esta modalidad agro de alto valor añadido. Los Giménez trabajan también en poner a punto una modélica planta de compostaje a pie de finca que le permitirá cumplir el sueño de que “lo que sale de la tierra debe volver a la tierra”.

Cultura bio
Hace ya 15 años que Naturcharc decidió empezar con las producciones hortícolas ecológicas y, desde entonces, ha sido una brega constante por hacer valer su producción almeriense, en un segmento de negocio cada vez más competitivo y, en algunos casos, escasamente reconocido.

Manuel Giménez expone su deseo de que el mercado interior sea también un eslabón importante de su cifra de negocio, “estamos reforzando nuestra línea entre los consumidores españoles meditante productos en pack o de cesta”.
Manuel, José y Javier, son el paradigma de la nueva generación de agricultores almerienses que no renuncian a sus orígenes.
El rey de la cebolla está en Campohermoso

sábado, 26 de noviembre de 2016

¿Cómo se puede mejorar la ventilación en los invernaderos?

¿Cómo se puede mejorar la ventilación en los invernaderos?

¿Cómo se puede mejorar la ventilación en los invernaderos?
¿Cómo se puede mejorar la ventilación en los invernaderos? / IDEAL

Un estudio de investigadores del Centro de Investigación Ciaimbital de la Universidad de Almería trata de dar respuesta
EUROPA PRESS | ALMERÍA 10 noviembre 2016

Investigadores del Centro de Investigación en Agrosistemas Intensivos Mediterráneos y Biotecnología Agroalimentaria de la Universidad de Almería (Ciaimbital) han realizado un estudio que proporciona nuevos datos sobre el efecto que las características aerodinámicas de las mallas anti-insectos tienen en el microclima de los invernaderos.

En él, recomiendan utilizar aquellas que sean de gran porosidad, pero que estén confeccionadas con un elevado número de hilos de pequeño diámetro. De esta manera, las mallas garantizan el efecto de barrera física al paso de insectos al tiempo que permiten la circulación óptima del aire en el interior del invernadero, ha indicado la Fundación Descubre en una nota.

Los resultados de este trabajo han sido publicados en la revista Sensors bajo el título 'Wind Tunnel Analysis of the Airflow through Insect-Proof Screens and Comparison of Their Effect When Installed in a Mediterranean Greenhouse'. Un artículo en el que explican cómo, además de la porosidad, el diámetro de los hilos que conforman la malla y la tensión de los mismos, causan variaciones importantes en la caída de la presión del aire.

Los invernaderos de zonas cálidas no disponen de la superficie de aireación necesaria para asegurar una correcta circulación del aire bajo condiciones climáticas de vientos débiles y elevadas temperaturas.

Actualmente, el valor medio de la superficie de ventilación disponible en los invernaderos de Almería es del 14,4 por ciento, "muy lejos de los valores recomendados", explica el investigador de la Universidad de Almería Diego L. Valera.

Las mallas anti-insectos constituyen el método físico de protección de cultivos que más se ha extendido en los últimos años en los invernaderos y su eficacia en el control de plagas está probada. Sin embargo, tienen una influencia negativa en la ventilación del invernadero, ya que representan un obstáculo que dificulta la circulación del aire.

De ahí que, además de evaluar la eficacia de las mallas como método de protección, haya sido necesario analizar también la resistencia que ofrecen al flujo de aire.

"Debido a que son materiales que dificultan la ventilación, provocan que en primavera-verano suba mucho la temperatura en el interior de los invernaderos, mientras que en otoño-invierno hacen que se eleve en exceso la humedad", afirma Diego L. Valera.

El grupo de investigación Ingeniería Rural de la Universidad de Almería ha comparado el efecto de tres mallas con diferentes características geométricas y comportamiento aerodinámico.

Para ello, han realizado ensayos en túneles de viento donde han forzado el paso de una corriente de aire a través de ellas, lo que les ha permitido obtener datos de la caída de presión en función tanto de la velocidad del aire como de la densidad y porosidad del hilo.

Ensayos
Así, han puesto de manifiesto y cuantificado el efecto de cada elemento que define la malla para calcular la tasa de ventilación del invernadero y su clima.

Además, han realizado ensayos durante las últimas campañas agrícolas en invernaderos de la Fundación Finca Experimental Universidad de Almería-Anecoop, analizando la dinámica poblacional de los insectos y el microclima generado por cada tipo de malla.

"Se ha comprobado cómo mallas en teoría muy similares, con parecidas porosidades, provocan efectos muy distintos en el clima de los invernaderos y en su eficacia como barrera física al paso de los insectos. Por ello, en este trabajo, se proponen nuevos métodos de cálculo del efecto de las mallas", comenta el investigador de la Universidad de Almería.

Tradicionalmente, la porosidad era el parámetro que se consideraba determinante a la hora de condicionar el flujo de ventilación y el microclima de efecto invernadero (temperatura y humedad). Sin embargo, los investigadores almerienses han comprobado que también el mayor grosor o espesor de la malla puede estar asociado con la caída de presión.

En el estudio se detalla cómo una "óptima" confección de la malla debe permitir que los poros sean "muy numerosos y homogéneos", para garantizar el efecto de barrera física al paso de insectos.

Las mallas afectan "negativamente"
Las mallas anti-insectos afectan "negativamente" a la tasa de ventilación, "disminuyéndola drásticamente, por lo que es necesario su correcto diseño y optimación", asegura Valera.

El investigador explica que conseguir una mejor ventilación natural tiene una "repercusión directa" en la capacidad productiva de la gran mayoría de invernaderos, lo que a su vez favorece la eficiencia energética y ambiental. "Reduce el consumo de energía y la generación de contaminantes por kilogramos de fruto producido, haciendo a los invernaderos más competitivos y sostenibles", subraya Diego L. Valera.

De hecho, el grupo de Ingeniería Rural --que lleva más de 20 años trabajando en el desarrollo de tecnología de invernaderos-- ya demostró en otro estudio que por cada uno por ciento de superficie de ventilación que se lograra aumentar en los invernaderos se podían conseguir incrementos en la productividad del cultivo de tomate de entre el 0,9 y el 1,1 por ciento.

Nuevos materiales
Actualmente, en Ciaimbital, el equipo de Diego L. Valera se encuentra también desarrollando nuevos materiales mediante nanotecnología que mejoran la ventilación, evitando el taponamiento de los poros de las mallas por la suciedad, y que simultáneamente actúan como repelente de insectos perjudiciales, mediante la incorporación de sustancias de origen natural.

El fin último de esta investigación es la identificación y puesta a disposición de los agricultores de aquellos diseños de mallas cuyas características favorezcan la ventilación y, como consecuencia de ello, también la producción.
¿Cómo se puede mejorar la ventilación en los invernaderos?

jueves, 24 de noviembre de 2016

El puesto de la familia Chirivía

El puesto de la familia Chirivía
Empezaron tostando garbanzos con un bidón en el badén de la Rambla
06/05/2016  Eduardo D. Vicente


La familia Chirivía haciendo los garbanzos tostaos en el badén de la Rambla de Belén, en los años cincuenta. Eduardo D. Vicente.

Al pasar el badén de la Rambla uno tenía la impresión de volver atrás, de reencontrarse con la esencia de la ciudad, como si el tiempo se hubiera ido deteniendo en las puertas de las casas de toda esa gente que seguía manteniendo los viejos códigos de supervivencia y de entender la vida. El badén era camino de paso y también un lugar de encuentro donde jugaban los niños a la pelota, se instalaban los vendedores ambulantes y los circos que llegaban para la Feria. Allí empezó, a comienzos del siglo pasado, el primero de los Chirivía, la familia que durante más de cincuenta años hacía los garbanzos tostaos con un bidón y una escoba de esparto. Hoy siguen en el mismo sitio, pero en vez de un humilde puesto, regentan un espléndido quiosco de tapas.

La historia del negocio comenzó cuando la bisabuela de José Mullor Rodríguez, el propietario actual del ‘chiringuito’, recorría las calles del centro vendiendo garbanzos y chufas con una carretilla de madera. Eso sí que era venta ambulante: de la Rambla se iba por las mañanas a la puerta de la Plaza donde estaba la vida de Almería y se podía vender mejor la mercancía. Por las tardes, a la hora de los trenes, a la puerta de la Estación, y en verano a las inmediaciones del Balneario Diana, donde siempre se hacía muy buena venta con los bañistas y con los almerienses que iban a aquella playa a ver atardecer. Con el tiempo, los Chirivía ahorraron para invertir en un carrillo mayor que se ubicó en el mismo badén de la Rambla. Como en aquella zona solían parar las camionetas que venían de los pueblos, la rentabilidad del puesto estaba asegurada.

En 1958 fue el padre de José Mullor el que le dio un nuevo impulso al negocio instalando el primer quiosco estable, levantado con cuatro paredes de madera. Para adaptarse a los nuevos tiempos, el quiosco se convirtió también en un bar. Siguió explotando la venta de los frutos secos, pero empezó a servir chatos de vino con cacahuetes de tapa. Fue en 1970, coincidiendo con el nuevo alumbrado de la zona, cuando los Chirivía reformaron de nuevo el negocio y ya en 1999, con las obras de la nueva Rambla, llegó el salto definitivo y la ubicación actual. Por mayo, el badén se vestía de fiesta para celebrar a San José Artesano. En la plaza de la iglesia se levantaba una cruz con flores y se hacían verbenas populares a las que acudían las muchachas del barrio para lucir sus vestidos nuevos. Había castillo de fuegos artificiales y una Misa especial con sermón del reverendo don Manuel Sánchez Segovia.

Cuando echaron abajo el viejo edificio y en los años setenta construyeron el actual templo, desapareció la plaza y los niños se quedaron sin ese anchurón donde podían jugar a salvo de los coches y de los sustos de la Rambla.
En 1969 el ayuntamiento aprobó la pavimentación de los badenes de las Ramblas de Belén e Iniesta que enlazaban la calle de Murcia con la calle Real del Barrio Alto. Había que adaptar el lugar a los nuevos tiempos, por lo que toda esta zona de tierra se convirtió en un par de meses en una avenida de alquitrán para que pudieran circular los coches.
El viejo badén de tierra desapareció y la zona se fue transformando. Nueva iglesia, un nuevo badén y ningún plan decente de reforma para el Barrio Alto, que se fue quedando atrás hasta morir en el abandono. Muchas familias dejaron sus casas de toda la vida y se marcharon a los nuevas zonas de ensanche en busca de las comodidades que no pudieron encontrar en su barrio.
El puesto de la familia Chirivía

martes, 22 de noviembre de 2016

El artífice de la repoblación de perdiz roja autóctona

El artífice de la repoblación de perdiz roja autóctona
Vicente Sánchez, amante de los animales y la naturaleza, es el capataz de la granja municipal de Bacares · La última camada fue de 300 polluelos
M. J. UROZ  19 Noviembre, 2016 

Vicente Sánchez, el capataz de la granja municipal de perdices de Bacares, junto a las gavias.
Vicente Sánchez, el capataz de la granja municipal de perdices de Bacares, junto a las gavias. 
 M. J. UROZ

Vicente Sánchez es un vecino de Bacares gran amante de los animales y de la naturaleza, sobre todo de la perdiz roja, de la que conoce a la perfección sus hábitos. Por ello quien mejor que él para dirigir la granja municipal de perdices de este municipio, que desde 2012 ha visto nacer a varios cientos de polluelos, llamados perdigones, destinados al reclamo o para repoblar cotos con el sello de calidad de la Sierra de Los Filabres.

La cinegética está en auge y en Bacares las inversiones para esta modalidad deportiva son cada vez más. De hecho, su Ayuntamiento fue el primero en poner en marcha este tipo de complejo del que Sánchez es capataz. En estos cuatro años la granja cada vez tiene más peso y este 2016 ha incrementado su producción, además de las ventas. "Este año han nacido unos 5.000 perdigones de las 170 parejas que tenemos", explica Sánchez, quien adelanta que la intención es ampliar hasta 400 en 2017.

El trabajo en una granja es complejo y requiere de una gran técnica. Una vez las crías rompen los huevos el proceso de manipulación pasa por el traslado de las gavias a la incubadora, el marcaje para saber la procedencia a modo de trazabilidad, y el posterior vuelco a las cestas de nacimiento.

A diario es necesario controlar la humedad y temperatura de las instalaciones en aras de sacar la camada con éxito. Aquí no hay descanso, el cuidado de estos animales requiere de los 365 días del año.

La última camada que nació en la granja fue el 30 de julio, cuando 300 pollos salieron del huevo y hoy crecen en semilibertad a la espera de alcanzar el grado máximo de maduración para ser comercializadas.

Sin embargo, este año "las parejas han estado poniendo huevos hasta el 5 de septiembre, algo fuera de lo común, pues el periodo normal va de abril hasta que los días comienzan a alargarse en verano".

Los polluelos comienzan a volar cuando apenas cuentan con 12 o 14 días de vida y su venta se realiza entre los 5 y 12 meses de edad. En la granja pasan por cinco fases en el crecimiento: iniciación, medicalizado, transición, crecimiento y mantenimiento.

Desde el Ayuntamiento aseguran que la intención es producir más de 10.000 aves al año con el objetivo de poder repoblar el monte con la especie autóctona, la perdiz roja, que en los últimos años escasea en esta sierra debido al clima y a la sequía, cuestiones que han provocado una acusada despoblación.

La ampliación de instalaciones puede estar cerca
Las positivas cifras que ya ha dado la granja en sus años de funcionamiento han hecho que el Consistorio ya se haya planteado la idea de llevar a cabo una ampliación. Una obra que está ya próxima a iniciarse y que conllevará la ampliación de la plantilla de trabajadores. Precisamente, la tradición a la caza de la perdiz roja en este municipio y la escasez de la especie fue el motivo por el que el Ayuntamiento decidió poner en marcha unas instalaciones semejantes. Un complejo que ya ha empezado a hacerse hueco en el mercado y al que acuden numerosos aficionados a la cinegética al cabo del año para hacerse con vistosos machos para la temporada del reclamo que empieza en el mes de febrero.
El artífice de la repoblación de perdiz roja autóctona

lunes, 21 de noviembre de 2016

Gachas de Almería | disfrutalmeria

Gachas de Almería
Gastronomía almeriense | disfrutalmeria 8 marzo, 2016

Esta semana nos apetece cocinar otro plato muy popular en nuestra provincia, “las gachas”

Gachas

Ingredientes:
Para el caldo quemao:

3 o 4 sardinas o jureles pequeños (chicharros)
1/4 de almejas
4 pimientos para asar
1 cebolla grande
2 tomates
3 ñoras o pimientos secos
3 dientes de ajo
1/2 cucharadita de sal
1 pellizco de cominos
1 cucharadita de pimentón de la Vera
2 cucharadas y 1/2 de aceite de oliva

Para las gachas:

Harina de maíz (en función del agua que pongamos la que admita)
Agua (1 vaso por persona)
1 cucharada y 1/2 de aceite
1/2 cucharadita de sal

Preparación:
Del caldo quemao:

Asamos los pimientos y reservamos. Cocemos el pescado y colamos el caldo (ese pescado lo tiramos)
En una sartén con aceite de oliva freímos el pimiento seco y reservamos. Sofreímos la cebolla y los ajos bien picaditos, a continuación agregamos el tomate, damos unas vueltas. Cuando esté todo hecho, echamos el pimentón, mareamos bien y rápido y apartamos del fuego.
Todo este sofrito, lo ponemos en la batidora junto a los cominos, el pimiento seco frito y sal. Echamos todo esto a la olla (lo pasamos por un chino) con agua de cocer el pescado junto a los pimientos asados en tiras y dejamos hervir unos 15 minutos. Apartamos y hacemos las gachas.

De las gachas:

Ponemos a hervir el agua con 1 cucharada y 1/2 de aceite de oliva y 1/2 cucharada de sal. (1 vaso de agua por persona)
Cuando hierva, vamos echando poco a poco la harina cernida (la harina de maíz tiene trocitos y conviene cernirla para que sea más fina), sin dejar de mover hasta que toma la consistencia de una papilla espesa y empiecen las gachas a abrirse echando el aire, en ese punto la apartamos del fuego.

Modo de presentación:
Las gachas se sirven en directamente en la paila, poniendo la gacha alrededor y fondo del recipiente y en el centro el caldo quemao con los pimientos asados.
Gachas de Almería | disfrutalmeria

"Acelgas esparragadas" | disfrutalmeria

“Acelgas esparragadas”
Gastronomía almeriense  | disfrutalmeria  15 marzo, 2016

“Acelgas esparragadas”, el plato almeriense de esta semana. Un potaje muy sabroso e invernal.

Acelgas esparragadas

Ingredientes para 4 comensales:
Garbanzos 250 gr
Alubias 250 gr
1 kg acelgas
3 patatas
1 pimiento seco
1 tomate grande
1 cebolla
200 gr.almendras
2 ajos
Pan frito
azafrán
Aceite de oliva
1 pellizco de cominos
Sal al gusto

Preparación:
La víspera se deja en remojo las legumbres.
Se ponen a cocer los garbanzos y alubias en una olla con agua. Cuando están casi cocidas las legumbres se añaden las acelgas cortadas.
Por otra parte, en una sartén con aceite de oliva se fríen cuatro rodajas de pan, los ajos, pimiento seco y las almendras (se fríe por separado).
Cuando todo está frito se tritura junto con los cominos y se reserva (podéis majarlo en mortero que es lo típico).
En la misma sartén donde hemos frito lo anterior, se fríen la cebolla y el tomate.
Una vez hecho, se añade a la olla junto con los ingredientes que habíamos frito y triturado anteriormente. (Si tenéis niños pequeños, podéis triturar toda la verdura)
Para finalizar el guiso, se añaden las patatas troceadas, el azafrán y la sal al gusto y se deja todo cociendo hasta que las patatas estén tiernas y veáis el caldo trabado. Al llevar las almendras, tenéis que mover a menudo para que no se agarre al fondo de la olla.

Es un potaje muy sabroso e invernal, típico de Almería
"Acelgas esparragadas" | disfrutalmeria

Arroz caldoso o "calduo" con boquerón de Almería

Arroz caldoso o “calduo” con boquerón de Almería
Gastronomía almeriense  | disfrutalmeria  17 noviembre, 2016

Comenzamos con una serie de recetas para cocinar arroces. Hoy, arroz caldoso o “calduo” con boquerón

Arroz caldoso o "calduo" con boquerón de Almería

Ingredientes:
400 grs. de boquerones
1 pimiento verde
1 pimiento rojo
1 tomate
1 pimiento seco
2 dientes de ajo
Perejil
Unas hebras de azafrán
4 tacitas de arroz
12 tacitas de caldo de pescado o agua
Aceite virgen extra

Preparación:
Dorar en el aceite el pimiento seco y los dientes de ajo. Retirarlos y reservar.
Pochar los dos pimientos troceados y añadir el tomate también a trocitos. Cuando el sofrito esté bien hecho, añadir el caldo y cuando empiece a hervir incorporar una picada hecha con el pimiento seco, los ajos dorados y el perejil.
Dejar que haga otro hervor, añadir el azafrán ligeramente tostado y echar el arroz. Los primeros 10 minutos a fuego fuerte.
Incorporar entonces los boquerones, en mi caso abiertos y sin espinas, aunque hay quien los pone sólo limpios de cabeza y tripas. El resto del tiempo a fuego lento.
Arroz caldoso o "calduo" con boquerón de Almería | disfrutalmeria